Masaje de 40 €

 
 

Dos de las preguntas más frecuentes son: “¿Por qué tú no ofreces masajes de 40 euros?”


Y, lógicamente, “¿cuáles son las diferencias entre un masaje de 40 € y los tuyos de 60, 90, 120 o más?”.


Estas preguntas merecen un apartado especial en esta web ya que responderlas correctamente exige desarrollar informaciones que no se resumen en una frase. Ni siquiera la palabra “calidad” tiene la fuerza suficiente. La calidad exige explicarla.


Masaje de 40 €: la lucha por la vida

Vaya por delante que lamentablemente no puedo ofrecerte este servicio. Creo que entenderás por qué. De hecho el 99% de mis clientes lo entienden.


Insisto en expresar mi respeto por todos los profesionales del masaje, sea del tipo que sea, incluso los que usan la palabra “masaje” como camuflaje de “sexo”.


Las circunstancias de la vida pueden llevarnos a situaciones difíciles. Todos tenemos derecho a luchar por nuestro trabajo, nuestra alimentación, incluso ejerciendo oficios sin tener la vocación ni los conocimientos requeridos —a veces ni siquiera los mínimos. La vida es injusta y desigual; a unos les da más medios que a otros. Me incluyo en esta limitación. Y el llamado “estado del bienestar” no garantiza nada. La lucha individual por la vida es la única forma posible, digna y eficaz para salir adelante.


Tu libertad

Esta página de mi website es para informar, no para disuadir. Todas las personas son libres de elegir el tipo de servicio y el rango de precios que mejor les conviene. Es justo, conveniente y necesario que existan masajes de 40 €. El mercado debe ser variado y ofrecer cuantas más opciones mejor. Así es como se puede elegir. Y así es cómo cada cual encuentra lo que necesita al precio que desea pagar.


Recibo llamadas a diario preguntándome qué diferencia hay entre mi servicio de 120€ y otro que cuesta 40 €. Estos son los detalles:


Qué sucede en un masaje de 40 €

Los masajes de 40 € o 50 € que se ofrecen en las webs de contactos son masturbaciones caseras que duran 10 o 15 minutos. Multiplícalo por 4, que daría 60 minutos, la hora te saldría a 160 €. Pero la diferencia no solo es el precio por minuto. Hay más diferencias.


Yo he probado los masajes de 40 €

Puedo hablarte sobre estos masajes de 40 € porque los he probado. Porque me interesa conocer lo que ofrecen otras personas cuyos anuncios aparecen junto a los míos. Especialmente porque de este modo puedo responder a quienes me preguntan "¿y qué diferencia hay entre un masaje de 40 € y uno de 120?".


Es fácil. Una persona de aspecto dudoso te masturba y normalmente no deja que tú lo toques —su aspecto tampoco te despertará ese deseo. Intentarán venderte un servicio más completo y más caro, con suplementos de 10 o 20 €. Entras en una espiral de “extras”. Puede ser que te cobren aparte por eyacular, algo que tú dabas por hecho que se incluía en este servicio. Consejo: no des nada por seguro.


Las diferencias son muchas

El tiempo de duración

La calidad del masaje —si lo hay

La entrega del masajista

El aspecto físico del masajista

La educación del masajista

La calidad del local

La ubicación del local

La legalidad —mejor dicho la presunta ilegalidad del servicio

La discreción

La profesionalidad

La higiene

El riesgo de infecciones

La ausencia de comodidades

La no posibilidad de ducharte


Y lo más importante: tu decepción.


Las diferencias, al detalle

Un masaje de 40 € dura entre 15 y 35 minutos, jamás dura una hora completa. Estos masajes suelen terminar en el momento de tu eyaculación, que es “cuanto antes” para el masajista.


Como puedes suponer no hay ninguna intención terapéutica en este servicio. A veces no es ni placentero. Te darán papel higiénico para que te limpies tú mismo —en vez de toallitas húmedas, que son más caras. El papel higiénico tiene esa desagradable cualidad de quedar adherido a tu glande.


Además, ¿no te hubiera ido bien una ducha antes y después del masaje?


Un masaje de 40 € jamás incluye una ducha. Probablemente el masajista tampoco se haya duchado entre el servicio anterior y el tuyo. La falta de higiene es un riesgo para tu salud y una incomodidad: sales a la calle “con el aceite puesto” bajo la ropa. ¿Te imaginas esa sensación viscosa e incómoda en tu piel?


Un masaje de 40 € suele tener lugar en un piso que no está pensado para el masaje profesional. Puede que te atiendan sobre una cama de sábanas usadas. ¿Qué tal huelen?


¿Te fías del vaso de agua del grifo que te ofrecerán? Imagínate una gota de esta agua vista bajo el microscopio.


Esos pisos suelen estar lejos del centro de la ciudad. Con un poco de suerte tendrá ascensor.


Economía sumergida

No tengo nada en contra de la economía sumergida. Actualmente el estado “del bienestar” ni la clase política ni nadie ni pueden, ni desean ni sabrían garantizar ninguna de las necesidades básicas de las personas. Es más, tienden a recortarlas. Nadie excepto los grandes delincuentes tienen los derechos que suponemos. Y los grandes delincuentes no dan masajes: nos roban a los ciudadanos.


Y entiendo que no todos los masajistas deseen legalizar sus servicios porque el coste es elevado y el beneficio es para quienes nos roban "legalmente".


Ser un masajista legal

Ofrecer un servicio legal es una cuestión de principios y de calidad de servicio. Ser legal también incluye respetar al cliente porque se le garantiza la ausencia de problemas que pueden poner en riesgo la discreción y el perfil público.


Anécdotas extremas

Varios de mis clientes han salido huyendo en calzoncillos de pisos de masajes de 50 €. Estos pisos reciben inspecciones por sorpresa. Estos clientes me han contado que huyeron embadurnados de aceite y con la ropa arrugada bajo el brazo, se han vestido en un rellano de esa misma escalera sin ascensor y han tenido que pagar un taxi al gimnasio o a un hotel para poder volver duchados a su casa sin levantar sospechas.


Lo que no incluye un masaje de 40 €

La calidad del masaje es el aspecto más relevante. Aunque es el argumento menos solicitado por los clientes. La palabra "calidad" interesa poco, no sé si porque carece de credibilidad.


Lo que es contundente e incontestable es la experiencia de cada cual.


En cuanto una persona acostumbrada a un masaje de 40 € prueba el de 120 € se le abren los ojos como platos.


El masaje de 40 € no incluye masaje cuerpo a cuerpo. El masajista usa solamente sus manos. De hecho puede realizar su trabajo sentándose en una silla frente a ti que estarías de pie y sin necesidad de desnudaros. Le basta con abrirte la bragueta.


Las comparaciones son odiosas: piensa simplemente en diferentes tipos de menús y restaurantes. O en marcas y modelos de coches, en sus prestaciones y sus precios. O busca otro ejemplo según tus intereses.


Las personas que eligen “cosas” de 40 € aún desconocen el masaje.


Consejo

Por favor visita mi carta de precios y menús de masaje para informarte sobre su descripción y la intensidad erótica de lo que pueden hacerte sentir.


Ya imaginas que las diferencias entre un masaje de 40 € y uno de 120 o de 200 € son abismales.


La diferencia básica y más inmediata es el propio nombre: por 40 € no se te ofrece ningún masaje sino una manipulación de genitales, realizada con pocas ganas y deseando que “termines” cuanto antes.


Repito que con esta página no deseo ofender a nadie. Ni disuadir.


Cuatro números

Todas mis experiencias y las que me cuentan mis amigos respecto a masajes de 40 o 50 € terminan en cálculos. Los “extras” y también la ausencia de servicios y sensaciones como la hospitalidad o la atención hacen posible este cálculo:


40 € del masaje

10 € por eyacular

10 € por la toalla y por ducharte (no siempre es posible)

25 € de taxis porque la zona no tiene metro o el bus queda lejos

40 € de un hostal para ducharte y vestirte correctamente

80 € (o más) es lo que vale una hora de tu tiempo en esperas e inconvenientes o sorpresas de última hora. Calcula más de una.


Es importante que tengas en cuenta el coste de tu propio tiempo, que muchas veces te hacen perder: esperando, cambiando de dirección o a causa de no poder ducharte. Puede ser incluso que desistas de disfrutar el masaje al ver el aspecto del sitio y del masajista.


Pero lo mas delicado de todo es que pongas en peligro tu prestigio personal. Tampoco deberías arriesgarte en llegar a tu casa con un olor extraño en la ropa y en tu piel.


La frustración de haber pagado por un servicio que no te han dado o que no ha valido la pena es un capítulo aparte.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

¿Qué diferencia hay respecto a los masajes de 40 €?